DE VERTIGOS E INSOMNIOS
 
César Aching Samatelo poesia latinoamericana
BAJO TIERRA
DE VERTIGOS E INSOMNIOS
VENDAVAL
POETAS INEDITOS
Deep_copas
fotos
Mis enlaces favoritos
DE VERTIGOS E INSOMNIOS
 
1999 - 2004

Dedico este poemario a mi hermano Jorge por ser una luz en mi sendero y claridad ante lo adverso.


OCEANO

De las pocas veces que me enfrenté al Océano,
sólo en una recuerdo haber vencido,
sólo en una, el sol no me dejó tullido,
ni la sal me envejeció .

Fue aquella excepcional ocasión
cuando mis pies no sintieron incandescencia,
ni sentí el agua demasiado fría,
la única vez que las olas me sonaron a canción.

Y no se dilataron mis pupilas ante tanta inmensidad
y hasta me sentí parte del todo marino
y no importó el sol abrasando la piel,
ni la arena impertinente entre nosotros.
Lo único que faltó para la perfección...
fue no despertar.


VERDE

Verde el mundo en el que vivo,
Verde su conciencia por las cuatro esquinas,
Verde su justicia y sus doctrinas,
Verde su argumento como el olivo.

Verde el dinero que rige la balanza
verde el uniforme que dispara a la alborada
verde su razón parcializada
verde se desangra la esperanza.


FLOR

Traigan una flor y diremos de su belleza,
Una canción y hablaremos de su armonía,
traigan un libro, una escultura, una poesía
Y seguramente habrá parlamento.

Traigan a un hermano muerto en guerra
Y será su silencio el que dirá todo.


HOMBRE

El hombre ha olvidado que sólo es un sonido en la sinfonía,
ha olvidado el hambre de otros hombres,
se alimenta de la tierra y al mismo tiempo la flagela,
el hombre cada día se siente más un Dios.

Y se ha convertido en el Dios al que dice tanto temer,
ya no ve con sus ojos predadores en el horizonte
al sol que generoso regala sus colores,
el hombre pinta ese horizonte con fuego de cañón.

Pinta de negro el mar y de rojo las praderas,
siembra los campos con minas y cosecha cadáveres,
el hombre ya no pinta con el verde de la esperanza,
es el de la ambición

Cuidado hombre con tus manos creadoras y destructoras,
cuidado con tu espíritu visionario y egocentrista,
cuidado con tus dedos paranoicos,
cuidado con tus deseos de saber más
para tener mayores argumentos
y justificar tu genocida tendencia.


INSOMNIO

La calle como siempre silenciosa a esta hora,
un ebrio duerme en la vereda…
se han llevado sus zapatos
y yo me pregunto cuanto más se habrán llevado
sus sueños de libertad:
el aire tiene un olor que reconozco de mucho tiempo atrás,
en la esquina un grupo se intoxica y se atreve,
primero por el humo…,
después para él.

La calle como siempre silenciosa a esta hora,
la basura parece ser un reflejo,
el de las estrellas sobre la pista
en un cielo asquerosamente despejado,
todos duermen o casi todos,
los gatos suenan como a llanto de bebé
y unos muchachos vestidos de mujer
caminan semidesnudos jugando con sus carteras,
no puedo dormir,
y no es por que mis pesadillas sean peor que lo real...

La calle como siempre silenciosa a esta hora,
un loco se alimenta en la basura,
un loco y dos pequeños,
¿lo primero puedo perdonarlo?,
con el tiempo él también se deshumanizo,
un tercer niño sólo se queda mirando...
tiene entre las manos su bolsa de caramelos...
en la mejilla una lágrima...
nada en el estómago...
y la inocencia destrozada bajo la planta de sus pies.
La calle como siempre silenciosa a esta hora
¿Puede existir aun el infierno?
seguramente tal lugar sea una mansión
alzandose en medio de tanta pobreza,
quizá un almuerzo opulento frente a los hambrientos.
quizá la mayor virtud del demonio sea
la insensibilidad.
quizá el mayor defecto de Dios sea
la paciencia.


AGUACERO


Hermano,
no todos los amaneceres son despejados,
no siempre sólo llueve agua,
no siempre es claro el camino,
y sobre todo,
no siempre son sinceras las palabras.

Pareciera un error
haber crecido comunistas,
y haber sangrado por los demás,
haber sacrificado tanto
en nombre de la lealtad,
para sentir luego encarnecidamente
el látigo de la traición.

Ahora las cosas son claras,
si no te adaptas a las reglas,
el grupo te destruye
o por lo menos lo intenta
es eso...
o como tú dices hermano...
la soledad es un precio muy alto.

Pero el ser esta por encima de todo
y la soledad, con todos sus frutos,
es el regalo más extraño
y más valioso
que sólo unos pocos
han podido darle a la humanidad.


ACROSTICO A JAVIER Lima 5 de Enero de 2003


No me rió de la muerte
sucede simplemente
que no tengo miedo de morir
entre pájaros y árboles

Javier Heraud

Ha crecido la hierba, bajo la huella en que tus pasos
errantes y revolucionarios dejaran semilla,
regada por tu sangre que se mezclara con el río,
a veces apacible y a veces vehemente e implacable,
un infame quince de mayo de pusilánime traición
donde entre pájaros y árboles descansara tu conciencia.

Nunca imaginaron que tu voz no callaría
una vez que se te secara la garganta,
ni que al tiempo que tus pasos se detengan
crecería una montaña, un bosque y un río diciendo
aquí no ha muerto... aquí ha vuelto a nacer.

Mientras el hambre de los pobres siga siendo
un bocado en la mesa de los ricos,
ensalzado con manos obreras y explotadas,
río a río irá creciendo cada vez más furioso y justiciero
el nombre de Heraud.


DISTANCIA


Tan quieto el mar,
tan quieto como aquel día
que tus labios quietos
mataron mi beso.

Hoy extraño tanto
El extraño calor de tus caricias negadas,
tu piel para la que ahora soy extraño...
tu indiferencia disfrazada de calma
y tu sonrisa apócrifa también la extraño.

Igual que extraño mi sombra
que tu luz provoca,
igual que mi aire viciado
de tu aliento silencioso,
igual que tus pasos prófugos...


POR AMOR


Por amor te has rasgado tantas veces el corazón,
y has aceptado en silencio mis brutales despedidas.
Y me has abrigado con pedazos de tu piel
aun en mis más crudos e indiferentes inviernos.

Y estoy tan consciente de haber sido malo,
de haber sido cruel…
tanto que no hallo mejor manera de pagártelo todo…
que diciendo a Dios y siendo el que sangre
desde ahora y para siempre.

Sé que tu hallarás la paz,
aquella que a mi lado te estaría prohibida,
porque aprendí a volar en vez de caminar
y mi senda va y cambia con el sentido del viento,
incierta y condenada.

Que el tiempo cumpla su omnipresente papel restaurador
y ya verás… que el brillo volverá a tus ojos
al tiempo que se apague mi luz en tu sendero

Por amor has hecho tanto…
que no me viene a la mente alguna otra palabra
amor…


CLAVEL


No se desde cuando;
pero se hasta donde…
no creo en tu Cristo crucificado
y sin embargo perdono,

Ni creo en tus demonios;
y el odio esta en mi sino,
y pensaría en ser tu refugio
pero me dueles demasiado.

No me arrodillo ante nadie;
pero envejezco y me encorvo,
lucho con bravura sin dar un paso atrás;
... y el tiempo no se detiene.

Y tu, clavel blanco,
¿Cuándo marchitarán tus pálidos pétalos?
¿Cuándo extinguiré de mis llagas
tu dulce aroma funeral?

Un océano creció entre nosotros...
pero mis manos ya no anclaban tu barca…
ni tu barca quería mi puerto.
Siempre juntos… siempre solos… siempre nada.

Sólo despojos,
Sólo tu...
en mis pupilas…
Solo.


HONDO

Mansamente, como un lago,
el olvido ahonda el dolor
y lo convierte
en fondo movedizo.

Así, mansamente,
como una roca que desciende
a lo profundo del lago,
se pierde también,
con el tiempo,
el peso de la culpa.

Y si bien, ambos,
llevamos bajo los pies,
obscuras profundidades
no se porque,
me cuesta,
tanto,
olvidar....


TODO LO QUE ESPERO (canción)

Te he buscado hace tanto
que no podría imaginar otro día más
y sin darme cuenta estabas ahí
dando vueltas a mi alrededor
todo el tiempo

Como las hojas caen
lo hace también mi voluntad
y en cada abrazo,
en cada aliento que das
me liberas... porque eres tu...

Todo lo que quiero, todo lo que espero
esa magia que me hace volver...
después de caer... a respirar

sabes como despertar en mi
la esperanza de un mundo mejor
con tu risa
y haces que cada gota de sudor
brille tanto como cada estrella del firmamento

de tu aire tomo fuerzas
cuando voy a trabajar
y en cada abrazo,
en cada aliento que das
me liberas... porque eres tu

Todo lo que quiero, todo lo que espero
esa magia que me hace volver...
después de caer... a respirar.


UNA VEZ MAS LA OSCURA NOCHE

Una vez más la oscura noche,
y tengo que partir o verte partir
y nada odio tanto como el momento
que tu silueta se va perdiendo a lo lejos.

Sé que podrías volar y distanciarte
sin dar siquiera un corto paso,
y utilizar tus labios, sin darte cuenta,
para hacer crepitar mi corazón entre cenizas.

Yo te observo todo el tiempo que pasamos
para saberme cada detalle de tu risa
y sentirte cerca cuando estas ausente
y llenar con tu presencia mis insomnios.

Pero nací poeta con el corazón herido
cargando con la nostalgia por los caminos
y aun estando tu tan a mi lado
extraño de inmediato cada beso que me das.

Y llevo en la piel grabado el calor de tu tacto
encendiendo mi cuerpo con el mínimo estímulo
y envuelto en tus brazos siento vivir cada noche
el mismo sueño de tenerte eternamente

Muéstrame el sendero que me lleve a ti,
al instante en que seamos un solo infinito
radiante de luz como una tibia mañana;
ingresa en mi alma, llénala con tu voz y
abrázame fuertemente para no soltarnos jamás.


VIENTRE

Nunca podría
verte llorar
sin sentir
que sea
culpa
mía
ni
ser
clavo
que te
sostenga
en una cruz
de angustias
sin querer
también
morir
por
ti


A LAS CUERDAS DE LA GUITARRA

Seis caminos separados
con parcelas que se estrechan,
seis caminos que cosechan
la vid de los enamorados.

Con espíritu resonante,
da melodía al mendigo de amor,
al que en la sombra del dolor
viaja por el mundo errante.

Y dirán que en sus cuerdas duerme la historia
de los más inusitados corazones
y también los pregones que a la mujer llenan de gloria.

Y sueñan embelesadas por la magia de su armonía
las musas en sus balcones,
abriendo sus pasiones al trovador y la fantasía.


ARENA

Como la arena que entre los dedos se entretiene y luego se va,
la que cansada de ser roca viaja por el fondo del mar
como la arena que en vez de crecer con el tiempo se sintetiza
como aquella arena fue tu amor.

Vehemente cuando la luna incita las olas romper contra la orilla
penetraste mis ojos para arrancarme una lágrima involuntaria
y rasgaste mi piel para verla sangrar y resquebrajarse.
...era roca, y por ti soy también arena.

y hoy viajo por los ríos y cruzo los mares dejándome llevar
y siendo tan pequeño, puedo hacer a la mas hermosa llorar
...era roca y por ti soy arena.

Soy la arena en tus lejanos recuerdos, la de la esquina de tu cuarto;
estoy en tu ventana y en la brisa que te toca;
ahora soy la arena ... de tu desierto corazón.


PARTIR


Debe haber despertado ya
la mujer que dejo atrás para siempre.
Debe haber pensado que es sólo otro de mis juegos,
y estará sentada mirando por la ventana.

Cuando vuelva el anochecer lo sabrá,
cuando en su mesa falte el vino,
cuando entre sus sábanas tibias
sólo encuentre mi espacio vacío.

Yo me llevo sobre la espalda un atado de recuerdos
y mis velas desplegadas se llevan también su alegría;
pero el viento sopla mustiamente una canción de despedida.

Ignoro mi destino e ignoro también el suyo.
Ayer mis huesos habrían secádose bajo su piel
Y hoy sólo he querido partir.


SETIEMBRE

Te
doy
mi
hoy.

El
hoy
se
va.

Tu
en
flor

Me
das
paz.


SEMILLA


En una forma... o en otra...
llegas a mi como agua de lluvia,
de un modo... o de otro...
me acerco a ti y te respiro hasta mis venas.

...Y espero la noche para verte iluminarla,
quisiera que no termine jamás...
y que jamás cerraras los ojos...
y que la luz de tus ojos llegase hasta mi obscuridad.

Y voy detrás de las huellas de tus pies,
sembrando semillas de esperanza,
para devolver a la tierra lo que el hombre le arrebata.

Y encuentro en tu beso la savia que cura mis heridas,
en tu risa cadenciosa la fresca brisa del mar,
y en tu abrazo... en tu abrazo encuentro la paz.


ADAN


Ha pasado mucho tiempo,
han sido muchos años,
para volver a nacer en un solo segundo;
pero nací.

He recogido mis cenizas,
y dejado que muera la esperanza,
para volver a empezar,
y nací.

Un soplo de vida se deslizó entre tus dientes,
escapo de tu interior para llegar a mi arcilla,
y vi la luz siendo hombre y no polvo.

He nacido en el corazón de una mujer,
que está creciendo en el mío,
sobre el humus de todo lo pasado.


MUSTIAS


I

Eres la silvestre flor que crece entre espinas,
vigorosa… espigada… vehemente…
con el olor de la mañana prendido en los cabellos
y todo un mundo nuevo brillándote en la mirada.

Eres la flor silvestre de tallo contorneado,
que arracima mis cadenas e imposibles,
para convertirlos en el vino embriagador
de un profundo beso.

Y sin saber nada de ti flor silvestre
he dejado que inunde mi alma tu aroma
y he dejado de andar entre sombras.

Y extiendo las manos para rozar tus pétalos,
porque en mi vida el sol inesperadamente se insinúa,
Porque en mi corazón, flor silvestre, la lluvia ha cesado.



II

Déjame besar tu adolescente obscuridad,
mientras se dilatan nuestras intenciones
y se convierte el misterio en fortaleza,
en un lenguaje personal de esencias y olores.

Que se amalgamen con vehemencia nuestras formas,
para convertirnos en un solo ser universal,
y que vuelen dispersas las barreras temporales
que no existe nada más santo que amar de verdad.

Hemos de ser la misma sombra ondeante en la noche,
han de latirnos a un mismo ritmo los corazones,
y yacerá mi piel a merced de tus dientes caníbales.

Y he de verme casi sin aliento y tu rostro enrojecido,
cuando sedan estrepitosamente nuestras pasiones,
y en un beso agonizante descanse nuestro amor.


III

Puedo decir que cuando ríes,
no cabe en mi alma tristeza alguna
y que no muero cuando muere mi beso
sobre el carmín de tus labios tiernos.

Y puedo decir que me siento pez
y que te siento mar cuando me abrazas,
y que duerme el tiempo cuando duerme mi beso
al calor de tu pecho maternal.

Y que se arcilla mi cadáver orgullo,
cuando crepita mi beso,
en alguna parte de tu llanto o de tu risa.

Y puedo decir que es tu beso
precisamente la música en mi lira
y el pincel que da color al por venir.


IV

llegará el día, olorosa anguloa,
que de tanto amarnos
la luna se detenga sobre nuestra casa,
cual celoso guardián de un gran tesoro.

Y brillara con todo su esplendor
para avisar heraldo al mundo
que en tu vientre ha vuelto a nacer
la luz de la esperanza.

Por que no es, mi bella orquídea, la esperanza
el sueño quimérico de un hermoso despertar,
ni la fatigada respiración del moribundo.

La esperanza es el pan que nutre a los pobres
y está tan ligada a su sino como al dolor el amor,
es la fuerza que nos une y nos hace invencibles.


V

En cada noche de tu lejanía
cuando se rinden mis insomnios
y la puerta hacia otro mundo
se abre de para en par... Agonía.

En cada instante que tu ausencia,
inunda de nostalgia mi herido corazón
y entre oscuros mares de angustia
se consume la paciencia... Delirio.

Y es el viento que trae a mis oídos
el sonido de tu respiración,
viento que nos encontrara alguna vez... Exequias.

Y será el calor ausente de tu cuerpo
el manto que me cubra cual mortaja
a la hora del silencio... Amén.


VI

se muy poco acerca de amar,
muy poco de como darlo o recibirlo,
sólo se que duele, después,
hasta el recuerdo.

Tampoco se mucho del valor,
sólo se que sin importar
la inminente llegada del dolor.
no dejaría de sentirte parte de mi carne.

Para serte franco, amor mío,
estas aporías sean quizá
todo lo que sé acerca de ser feliz.

Y quizá todos de alguna forma,
sepan serlo así también,
o lo presientan y aun se atrevan.


(Invasión a Irak)

VII

Ahora mientras fuerzo estas líneas,
amor mío la sangre corre por calles y parques
en un país lejano que siento cada vez más cerca,
ahora mismo mueren miles de inocentes.

Amor mío y son las mismas balas y bombas,
las que desde hace casi un siglo nos pintan de rojo,
son las mismas viles manos asesinas,
que acribillan ancianos, mujeres y niños a su antojo.

Y mientras trato de hablarte de amor,
no puedo evitar sentir horror ante tamaña barbarie;
cabezas, brazos, piernas, la alfombra del tirano.

Yo no se amor mío si después será mejor;
pero es seguro que entre esas cabezas, brazos y piernas,
se encuentra también desmembrada la libertad.


VIII

Y como podría ser mejor el mañana,
cuando obligan a un pueblo indefenso
besar las manos de sus verdugos
que no disimulan su genocida pestilencia.

Como podría ser el mañana mejor
para un niño sin brazos ni familia,
para un padre sin hijos ni esposa,
como podría cuando la compasión jamás existió.

Te prometí hablar de amor vida mía;
pero está muriendo tanta gente,
que en mi tintero la sangre se rebalsa.

Se rebalsa al punto que inunda el papel que escribo
y el dolor me revienta en el pecho y desborda mis pupilas.
Allá, amor mío, los niños sueñan como van a morir mañana.


IX

Las bombas estallan con tal fuerza
que sería fácil oír su diabólico estruendo,
ya las escucha toda latino América,
son las voces de un futuro probable.

Suenan como a grito de advertencia,
suenan como voz de furioso amo,
como hambre en millones de estómagos;
pero también se oye el grito de un pueblo heroico.

Te imaginas amor mío,
si todo ese oro negro fuese nuestro...
lo serían también la muerte y la destrucción.

Pretextos no faltarían como faltaría alimento,
te imaginas llenos los hospitales,
los bombarderos como buitres en el cielo.


X

Te imaginas al imperio diciendo
que estaremos mejor después,
mientras nos sumergen hasta ahogarnos
en nuestra propia sangre.

Te imaginas todas esas bombas
en la puerta de tu casa,
la tienda de la esquina desmoronada,
te imaginas a todos muertos.

A mi padre defendiendo la calle,
luchando palestinamente contra un tanque,
armado con un palo, una piedra y su valor.

Pero estamos lejos...
pero podríamos no estarlo mañana,
sólo «Dios» sabe.


SOLO UNA RAZON

Tengo sólo una razón aunque parezca in entendible, para levantar mi pluma y detener el tiempo en un papel escogiendo incluso el instante que ha de ser el más sublime; sin duda, ha sido esta última noche de regreso a su casa, cuando uno de mis no muy frecuentes detalles inundó sus pupilas y a una lágrima negó deslizarse en su mejilla pretendiendo que no la viera para evitar una pequeña vergüenza.

Escojo ese momento porque aquella lágrima no fue de tristeza ni de dolor, lo prefiero porque tengo la completa seguridad que por lo menos en aquel segundo fue feliz teniéndome cerca... y yo lo fui también. Puede que hayamos tenido o tengamos aun muchos momentos; pero nunca antes como aquella noche la sentí tan sensible e indefensa, ni yo tan afortunado. Habían personas alrededor y sin embargo siempre tuve la sensación de que estábamos universalmente solos, y era para mi, el brillo de sus ojos y la expresión de su mirada, el sentido en el que habría de girar eternamente mi mundo hasta entonces caótico y desorientado.

Ella es pues fresca de curiosidades y osadías, liviana de culpas, de brisa temprana, tan vital y espontánea; que toda vez que me pierdo en su beso, quisiera jamás ser encontrado.

Tengo sólo una razón para decir todo esto aunque parezca in entendible. Amar.


ESPEJO

Te has quedado parado en una esquina mientras esperas que llegue el tiempo en que puedas simplemente volar a donde sea pero muy lejos de aquí, sin intentar nada mas que respirar un aire que no lleve en su esencia otro aroma que el de la libertad.

Te quedas ahí parado mientras el tiempo te aplasta con sus grandes manos y la piel se te va marcando poco a poco en la frente y te vas sintiendo cada vez más cansado para cualquier cosa, incluso para pelear.

No digo que te enfrentes contra cada sombra, sólo te diría que no te quedes quieto porque es lo mismo que si estuvieras muerto; mira que el mundo no espera y ya hay alguien que se sienta en tu mesa y se alimenta de tu comida y te quita todo cuanto te corresponde, es más, ni siquiera te conoce y todo porque no tomaste tu camino cuando este apareció, y vives una vida que no tenía porque ser de otro modo.

Ahora no maldigas tu suerte porque la suerte no existe, sólo existe lo causal y tu te quedas parado simplemente como una estatua en el medio de la plaza, una estatua a la que a veces observan y luego dejan y a la que sólo el tiempo no ignora y va calando su granito y haciéndola pedazos.

Escúchame, corre, corre tan fuerte como puedas por que ya llevas demasiado tiempo de retraso y falta cada vez menos para llegar al final. Escúchame, el final va ha llegar de todas maneras pero no que te encuentre quieto.
Cruza la puerta con los brazos en alto, la hora se acerca silenciosa y calma como la noche; pero no por eso deja de ser despiadada.


LA TRAICION

El tema de la traición me sugiere al mismo tiempo y de un modo casi obligatorio, el de la justicia ciega. Se dice de la traición que es la violación de la fidelidad debida. La fidelidad es a su vez la exactitud en el cumplimiento de los compromisos. Luego, entendemos por compromisos a las obligaciones contraídas y finalmente definimos las obligaciones como imposiciones o exigencias morales que limitan el libre albedrío. De manera que, y esto resulta incluso un tanto cómico, la traición podría interpretarse también como la ejecución de este libre albedrío es decir lo que consideramos el mayor regalo divino.

¿Qué determina entonces que la traición sea un acto despreciable y merezca un castigo?. Durante siglos la humanidad se ha traicionado constantemente y al mismo tiempo se ha justificado por ello. Muchos juicios se deciden por la confesión de los secretos del criminal por parte de su más cercana amistad. Sin embargo esta traición no se condena porque obedece a fines superiores. El padre que lleva al niño a su primer día de clases llenándolo de promesas y engaños para después dejarlo sólo con un grupo de extraños; La paz que se obtiene con armas, celebre consigna de los imperios antes de intervenir en algún pequeño país con la suficiente poca fortuna de interferir con sus intereses ya sea por sus recursos naturales o su ubicación geopolítica; o el caso más inaceptable, el pacto de la iglesia con los poderes del estado cuando todos sabemos, en una aplicación también valedera de las palabras de Jesús, que se le debe dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Vivimos una decadencia tal, que somos explotados y tratamos de explotar a quienes estén a nuestro alcance por una cantidad adicional de dinero. Y estas traiciones se dan en todos los niveles; sin embargo existe una diferencia abismal entre el que no puede pagar más y el que

simplemente no quiere; entre el que vive limitado por las reglas del juego y el que tiene el poder para cambiarlas; el que se sostiene con un mínimo monetario y el que gana por miles, vive opulentamente, evade impuestos y paga salarios por debajo del equivalente al trabajo realizado; esto significa vivir no de espaldas a la realidad, muy por el contrario equivale a un estado total tanto de conciencia como de insensibilidad. Definitivamente existe una diferencia que redunda más que en lo inmoral, en lo inhumano.

Dejaré luego y sin temor a equivocarme, la pregunta abierta porque es seguro que existen muchas respuestas dependiendo precisamente del libre albedrío, cada quien tendrá el suyo propio; mientras el mío intente reconciliarse con las palabras de Séneca (y que curioso que no fuese abogado) «lo que las leyes no prohiben, lo puede prohibir la honestidad».
Imagen
escríbeme a: deep_copas@hotmail.com
Imagen